• Desarrollan el carácter de las personas.

El Amor que transforma

Vidas cambiadas

Porque creemos que el Espíritu Santo sigue actuando y sorprendiendo a todo aquel que tiene un encuentro con Él. Un Espíritu de Poder, Amor y Dominio propio.

Comparte tu testimonio

¡UN CORAZÓN Y UN CAMINO!

"...y me serán por pueblo, y yo seré a ellos por Dios. Y les daré un corazón, y un camino, para que me teman perpetuamente, para que tengan bien ellos, y sus hijos después de ellos." Jeremías 32: 38‭-‬39 RVR1960

UN CORAZÓN: Un propósito. Unidad en el alma, y unanimidad con el Creador. Las personas con un propósito claro en sus vidas, poseen un sentido de logro y de destino que los hace mantenerse firmes en las buenas y en las malas.
UN CAMINO: Tan importante como es tener un propósito de vida, también lo es tener una ruta clara. La ruta tiene que ver con el día a día. Nos señala el camino. Nos ayuda a optimizar los recursos y a minimizar los riesgos. El destino y la ruta van de la mano. No puedes desligar lo uno de lo otro.

RESULTADOS DE ALINEARTE CON DIOS

1) TIENES A DIOS A FAVOR Y NO EN CONTRA:
"Y haré con ellos pacto eterno, que no me volveré atrás de hacerles bien, y pondré mi temor en el corazón de ellos, para que no se aparten de mí." - Jeremías 32: 40 RVR1960
2) DIOS SE DELEITA EN HACERTE BIEN:
"Y me alegraré con ellos haciéndoles bien, y los plantaré en esta tierra en verdad, de todo mi corazón y de toda mi alma." - Jeremías 32: ‬41 RVR1960

CONSECUENCIAS DE UN CORAZÓN DIVIDIDO

1) ABANDONAS A DIOS:
"Pero mi pueblo no oyó mi voz, E Israel no me quiso a mí." - Salmo 81: 11 RVR 1960
2) DIOS TE ABANDONA A TI:
"Los dejé, por tanto, a la dureza de su corazón; Caminaron en sus propios consejos." - Salmos 81: ‬12 RVR1960
Acerca de estas consecuencias, en otra traducción dice:
"Pero mi pueblo no me escuchó, Israel no me obedeció. Así que dejé que hicieran lo que quisieran, y vivieron como les dio la gana." Salmos 81:11‭-‬12 PDT

COROLARIO

Dios en su inmenso amor tiene lo mejor para ti. Esto no significa que no pases por pruebas, o que el camino sea fácil. Pero si obedeces, el resultado habrá valido la pena. Tú decides...
"¡Oh, si me hubiera oído mi pueblo, Si en mis caminos hubiera andado Israel! En un momento habría yo derribado a sus enemigos, Y vuelto mi mano contra sus adversarios. Los que aborrecen a Jehová se le habrían sometido, Y el tiempo de ellos sería para siempre. Les sustentaría Dios con lo mejor del trigo, Y con miel de la peña les saciaría." - Salmos 81:13‭-‬16 RVR1960.