• Edificacion
  • Desarrollan el carácter de las personas.

Lo más importante que deberías saber...

LO MÁS IMPORTANTE QUE DEBERIA SABER

¿Me seguiras? Ingresa!

Reflexión diaria:

¿SOBRE QUÉ HOMBRO LLORAS?

cenfol_devocional

Clamo al SEÑOR; ruego la misericordia del SEÑOR.
Expongo mis quejas delante de él y le cuento todos mis problemas. Cuando me siento agobiado, sólo tú sabes qué camino debo tomar. Mis enemigos me han tendido trampas. Busco a alguien que venga a ayudarme, ¡pero a nadie se le ocurre hacerlo! Nadie me ayudará.

Salmo 142:1-4

Cuando alguien está pasando por momentos de gran sufrimiento necesita un hombro sobre el cual pueda derramar todo o parte de dicho sufrimiento. Necesita una mirada que le comprenda y dos oídos que le escuchen con atención.

Necesita alguien, en definitiva, que sobrepase los estereotipos de frases hechas para salir del paso, alguien que con su vida exprese: aquí estoy, te acompaño, puedes contar conmigo.

En la porción de las Escrituras citada se puede notar que el salmista David estaba pasando por una situación de intenso dolor y angustia en su corazón; pero él sabía sobre qué hombro podía llorar, sabía quién le miraría con comprensión, sabía quién le escucharía sus quejas y sus problemas, sabía quién le podría indicar, sin reprocharle, qué camino tomar: el SEÑOR de SEÑORES.

Hoy, tienes ese mismo hombro, Jesucristo, quien en uno de sus primeros sermones en la sinagoga dijo: Vengan a mí todos ustedes que están cansados y agobiados, y yo les daré descanso. Mt 11:28.

Quizás tienes alguien con quien puedas comentar tus cargas… pero, nadie en este mundo te puede entender y darte descanso, solamente Jesucristo.

PUNTO DE ACCIÓN

Pr 18:14: El espíritu del hombre puede soportar su enfermedad, pero el espíritu quebrantado, ¿quién lo puede sobrellevar?

Jesucristo puede y quiere hacerlo, así que, ven a Él…

El Amor que transforma

Vidas cambiadas

Porque creemos que el Espíritu Santo sigue actuando y sorprendiendo a todo aquel que tiene un encuentro con Él. Un Espíritu de Poder, Amor y Dominio propio.

Comparte tu testimonio