• Desarrollan el carácter de las personas.
Lo Nuevo

Reflexión diaria:

TE CONOCE


Debido a las señales milagrosas que Jesús hizo en Jerusalén durante la celebración de la Pascua, muchos comenzaron a confiar en Él;

- Juan 2:23‭ NTV

Confiar en Dios por los milagros o por sus respuestas, siempre será una manifestación de su gracia, sin embargo no es garantía de una fe genuína. ¿Por qué?

Por varias razones: Primero: Porque tu fe no es una respuesta pasiva al accionar de Dios. Cuando es así, siempre dependerás de un milagro, o una señal sobrenatural para que tu fe se mantenga activa. Eso en realidad es dureza de corazón: Quieres que Dios obre a tu parecer. No estás entregando nada de ti. La Escritura dice:

"...pero Jesús no confiaba en ellos porque conocía la naturaleza humana. No hacía falta que nadie le dijera cómo es el ser humano." Juan 2:24‭-‬25 NTV

Segundo: Una fe que crece se fortalece confiando en las promesas de Dios. Esta fe es activa porque pones todo de ti. La respuesta de Dios es soberana. Tu caminas en obediencia a Dios porque confías en su fidelidad y en la fidelidad de su palabra. Has comprobado por experiencia propia que la voluntad de Dios es buena, agradable y perfecta. Confías en su carácter y en sus acciones. La Escritura lo expresa así:

"De hecho, sin fe es imposible agradar a Dios. Todo el que desee acercarse a Dios debe creer que él existe y que él recompensa a los que lo buscan con sinceridad."
- Hebreos 11:6 NTV

Punto de acción

¿Cómo está tu confianza en Dios? ¿Hay algo que necesitas rendir a Dios pero te has resistido?

Oración

Padre. El milagro más grande: Mi vida rendida a ti. Hoy me arrepiento de todo aquello que me aparte de ti. Gracias porque tu conoces mis necesidades. Pero mi necesidad más grande es rendirme a ti cada día. Te lo pido en el nombre de Cristo Jesús. Amén.

Escucha:

El Amor que transforma

Vidas cambiadas

Porque creemos que el Espíritu Santo sigue actuando y sorprendiendo a todo aquel que tiene un encuentro con Él. Un Espíritu de Poder, Amor y Dominio propio.

Comparte tu testimonio